Acerca del
Proceso de Luz

Habitualmente no estamos acostumbrados a experimentar la plenitud en todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual. Y tras haberlo experienciado, sobrevino el anhelo de difundirlo y posibilitar que otros accedan a la experiencia. Aunque se trata de cuestiones internas y difíciles de verbalizar, pretendemos en estas líneas compartir nuestra experiencia procesante.

Se puede simplificar al Proceso de Luz como una “afinación” de nuestra “guitarra” interna, para que suene bella y armoniosamente. Somos poseedores de una “guitarra” de “cuatro cuerdas” (cuerpo físico, cuerpo mental, cuerpo emocional y cuerpo espiritual) que solo puede expresar su máximo potencial y su belleza interior, cuando existe su adecuada afinación. El Proceso de Luz permite ajustar esas “cuerdas”. Luego de transitar el Proceso de Luz, nos encontraremos con la “guitarra” afinada y con las necesarias herramientas para poder mantener dicha afinación en el devenir de nuestra vida cotidiana.

En lo personal, el Proceso de Luz nos generó un cambio trascendente en nuestra percepción de la realidad. La claridad mental emergente del proceso ha sido útil para estimular un salto cualitativo en nuestra tarea cotidiana, evolución ulterior del estado que se experimenta tras el Proceso Depurativo. Y también nos estimuló para materializar el Espacio de Luz, específicamente concebido para albergar estos procesos todo el tiempo. Esta infraestructura, adyacente a nuestro Espacio Depurativo, esta exclusivamente dedicada a hospedar dichos retiros, en grupos de hasta 12 personas, durante tres semanas. Posee un diseño específico y cómodo para dicho cometido, en un predio que invita al recogimiento y la aislación, a fin de permitir el fluido desarrollo del proceso, en íntimo contacto con la naturaleza y sin influencias externas

Marzia Mascolino
Guardiana del Espacio de Luz

 

Vivenciá un cambio transcendente en la percepción de nuestra realidad

Sólo con una entrega absoluta experimentarás toda la bendición del proceso

Lo que sucede durante el
Proceso de Luz

El proceso consta de veintiún días.
El día inicial tendrás una entrevista médica de admisión, estableceremos las reglas de convivencia para el proceso y comenzaremos con ayuno seco.

La transformación del cuerpo físico

  • Los tres primeros días

    • Tu proceso comienza a medianoche. A partir de ese momento no puedes comer ni beber nada durante siete días.

    • Es un tiempo tranquilo para obtener paz y concentrarte en ti mismo. Debes interiorizar y establecer el canal de comunicación con lo espiritual, con tu maestro interior. Esta es una etapa de silencio y comunicación con Dios. En ese silencio, debes ratificar que deseas seguir con el proceso.

  • El tercer día

    • Permanecer en silencio y paz es lo más indicado para este día.

    • En el transcurso de la noche, el cuerpo espiritual te abandona por un tiempo determinado y espera a que tu cuerpo esté preparado para regresar a él en toda su magnitud.

    • Confirma tu deseo de que el cuerpo espiritual te abandone durante esta noche y que se continúe con el proceso. Puedes pedir que te permitan vivir esta experiencia conscientemente.

  • Del cuarto al séptimo día

    • Durante estos cuatro días trabajan los campos energéticos de todos tus cuerpos y cambian tu sistema, de modo que pueda utilizar la energía de la luz y aumentar la vibración de tu cuerpo. Todavía no está permitido beber.

    • Lo más importante en estos momentos es estar tranquilo, aunque te parezca que no notas que algo está pasando. Sin embargo, si permaneces en un estado de total quietud, vivirás conscientemente esta experiencia, que puede ser muy sutil. Tu Yo divino te guía. No debes temer nada, estás protegido. Eventualmente querrás hablar con los ángeles, porque ellos te asisten.

Transformación del cuerpo emocional

  • Del octavo al decimocuarto día

    • Al anochecer del séptimo día se te permitirá beber agua por primera vez. Luego podrás beber jugo diluído a temperatura ambiente, bebiendo despacio; recuerda que tu cuerpo no ha tomado nada en siete días.

    • El estado de quietud sigue determinando la mayor parte de tu jornada. Habla con los ángeles para que te ayuden en tu proceso de curación. ¡Alégrate! pronto te encontrarás maravillosamente.

    • Por favor, ten en cuenta que has pasado por una limpieza profunda, por lo tanto, cuídate y descansa como corresponde. Ahora tienes que curarte.  Se recomienda no tomar menos de un litro y medio de líquido durante estos siete días. Es imprescindible que sigas las instrucciones. La comida ya no forma parte de tu realidad y ésta ya no es lo que era antes.

    • Si observas proyecciones mentales negativas, tienes que encontrar un modo de ocupar tu espíritu en algo más pacífico. Esta semana de cura es una etapa maravillosa, disfrútala y descansa. Es posible que duermas mucho. Podrías compararte con una persona frágil. Por favor, acéptalo y compórtate de acuerdo con ello.

    • Puede ser que todavía sientas algo de malestar corporal. La experiencia de cada individuo es única. Si te sientes lleno de energía, no la malgastes, guárdala para tu recuperación. Puedes bañarte. Descansa, lee y aprovecha estos días para acercarte a tu Yo Superior.

Transformación del cuerpo mental

  • Del decimoquinto al vigésimo primer día

    • La semana de integración y curación llega a su término. Las Energías Superiores del siguiente nivel evolutivo, tu Yo Superior o tu Presencia YO SOY, comienzan a introducirse en el cuerpo vacío. Cada día un poco más. Empiezas a sentirte más fuerte.

    • Hazte la siguiente pregunta: ¿Cuál es mi misión, mi destino? ¿Para qué he venido a este mundo?

    • Tomarás jugo de naranja con un 40 por ciento de contenido en fruta.

    • Acepta cada día como se presente y permanece aquí y ahora.

    • Acabas el proceso en la medianoche del vigésimo primer día. Lo de medianoche no es por algún motivo esotérico, sino porque el día acaba a esa hora.

Transformación del cuerpo Espritual

  • Al concluir el proceso de los 21 días, eventualmente percibes tu desapego. Es posible que te sientas normal o, también, que tengas sensaciones extraordinarias. Puede ser que notes una mayor sensibilidad del sentido del olor, el gusto y el tacto, o incluso en los dientes. Si todavía sientes tu cuerpo dolorido… simplemente acuérdate de que el proceso de curación aún continúa.

  • En este momento, te preguntarás si realmente ha tenido lugar una transformación o si sólo es que tú no la percibes. Al principio, los cambios son muy sutiles, sin embargo, no dejas de apreciar en ti una sensación de ligereza y bienestar. Primero se advierten pequeñas diferencias, que van aumentando con el tiempo.

  • Cambia la forma de caminar, la postura del cuerpo y se incrementa la sensación de unión con el todo. Debes tenerte paciencia, amar este camino y disfrutarlo. Durante el Proceso hablaremos acerca de cómo manejarte del mejor modo, al reintroducirte en tu ambiente cotidiano, algo que requerirá consciencia y tolerancia de tu parte.

PRÓXIMOS RETIRO DE 21 DÍAS

Las puertas están abiertas para todos aquellos que anhelen la transformación interna

Del 01 al 23 de Febrero

Faltan:
0Semanas0Dias0Horas0Minutos0Segundos

Del 11 de Abril al 03 de Mayo

Faltan:
0Semanas0Dias0Horas0Minutos0Segundos

¿Te animás a experimentar la plenitud en todos los niveles?

Escribinos si estás interesado en participar del Proceso de Luz. Te respondemos enseguida!

Proceso de Luz de 21 días

© Copyright – Proceso de Luz