La Respiración como Medicina

Respirar profundamente es una parte importante de nuestro bienestar, pues con la respiración profunda, ocurre una activación a nivel celular.

En otras palabras, esta corriente de aire lleva la vitalidad a las extremidades de las células. Así pues, cuanto más respiramos, más vivos nos sentimos. Algunos dicen que es la forma en que el Espíritu se mueve.

Se dice que es la forma en que la vida se mueve más eficientemente a través de nuestro cuerpo físico. Y, afortunadamente, respirar es algo que no es responsabilidad de nuestras mente consciente. Ninguno de nosotros necesita estar alerta para respirar. Tan solo sucede.

Sin embargo, siempre se puede estar alerta para respirar más, así que te animamos a tomar un poco de aire deliberadamente y antes de dejar el aire salir normalmente, toma un poco más de aire y una vez más, antes de dejarlo salir … si, si quizás en estos momentos estás pensando: “no puedo tomar más aire, ya no hay más espacio para ponerlo aquí” pero ¿que crees? “sí, sí hay, así que toma un poco más de aire.”

RESPIRA

Expande la capacidad de tus pulmones, aprende a verlos como globos, que pueden ser contraídos o expandidos completamente. Cuando respiramos normalmente, nos movemos sobre una base regular, se expanden, pero no completamente. Cuando deliberadamente respiramos profundamente, el proceso de respirar más profundamente se vuelve natural -y antes de que te des cuenta, lo harás involuntariamente. Cada vez iras respirando profundamente más y más naturalmente.

Respirar está alineado con el poder de la propia vida. Cuando te concentras en tu respiración, no estás concentrado en nada más. Y en esa ausencia de resistencia, ahí también estás permitiendo la alineación de la Energía y ahí es donde gana una fuerza sobrenatural doble con eso: Nos alineamos con la Energía Universal.

La próxima vez que estés en tu practica de meditación, cuando quieras sentir un poco más de energía o literalmente mientras estás leyendo esto. intenta alimentar la energía vital de tu cuerpo, permitiendo que el oxígeno alcance los extremos de tus propias células.

¡Todo se vuelve vivo y todo funciona mejor! El metabolismo funciona mejor, el proceso de eliminación se vuelve mejor, la conciencia funciona mejor, la sangre fluye mejor. ¡El auto-florecimiento viene de eso!

EL PODER DEL AIRE

Solo respira, profundo desde tu ombligo, cierra los ojos vuelve a respirar, siente como el aire te recorre, siente como va abriendo espacios, como oxigena cada músculo, cada hueso, cada célula.

Dirige ese aire a donde sientas molestias o tensiones, usa el poder de tu atención, observa que sucede cada vez que respiras, para soltar con cada respiración las molestias o tensiones que sientas, dejando salir toda la basura que se acumuló en tus articulaciones, en tus músculos, en tu pecho.

Sigue respirando lentamente desde tu hara (centro) y siente como el agua circula por tus venas, como mueres y naces con cada respiración… En esa pausa que se da entre cada respiración, en ese vacío, ahí esta tu verdadera esencia., ahí esta tu medicina y la fuente inagotable de amor.

 

© Copyright – Proceso de Luz